Social media: cinco errores clave que deben evitar las empresas en el entorno digital

Las redes sociales han adquirido una importancia fundamental en el mundo de la comunicación y el marketing y, sin duda, han supuesto un cambio de paradigma en el ecosistema digital. En este sentido, son una útil herramienta para las empresas debido a su capacidad para generar comunidad online y establecer una comunicación bidireccional, así como para reforzar la marca y dar a conocer o promocionar sus productos o servicios.

 

Sería un error que las empresas diesen la espalda al mundo digital en el que nos encontramos inmersos, sin embargo, las empresas deben introducirse en el progresivamente y, sobre todo, de forma estratégica y planificada. Os dejamos cinco de los errores más comunes que comenten las empresas en el entorno social media:

1. No realizar un análisis de presencia en redes sociales

Antes de crear perfiles en redes sociales, las empresas deben valorar si es oportuno tener o no presencia en las distintas plataformas y en cuáles. Es un error no analizar previamente si debemos estar registrados en alguna red social, al igual que lo es rechazar directamente la creación de perfiles por temor a la sobreexposición y/o vulnerabilidad de la empresa.

Un buen análisis de presencia en redes sociales no solo permitirá a las empresas conocer cuál es la presencia online de sus competidores, saber de qué forma actúan en redes sociales y analizar cuáles son los contenidos que mejor funcionan, sino también determinar en qué plataformas sociales es clave su presencia.

2. Lanzarse a las redes sociales sin una estrategia clara de presencia y comunicación online

Como hemos comentado, en muchas ocasiones, la adopción de las redes sociales por parte de las empresas se lleva a cabo sin unos criterios establecidos sobre en qué redes participar. Por ello, es fundamental planificar la estrategia de comunicación, definir las acciones que se llevarán a cabo en cada una de las plataformas, los mensajes tipo y el tono de las publicaciones, y segmentar el público al que nos vamos a dirigir.

Sin una estrategia de comunicación bien planificada, la reputación corporativa de las empresas puede verse dañada, pues no solo no lograrán transmitir una identidad digital coordinada y homogénea, sino que los gestores de los perfiles no sabrán cómo actuar en determinadas ocasiones, como pueden ser las crisis de reputación o imagen.

3. Difundir contenido irrelevante para los seguidores

A pesar de que la primera reacción al generar contenido para las redes sociales es poner en valor los intereses de la empresa, hay que tener en cuenta a quién se dirigen los contenidos, y adaptarnos a los intereses de quienes nos siguen. Es decir, debemos establecer un calendario de publicaciones y planificar previamente los contenidos que difundiremos en redes sociales, diseminándolos según plataformas y público objetivo.

Hay que tener claro que no siempre más es mejor, y eso es lo que sucede en redes sociales. Por ello, es fundamental ofrecer un contenido de calidad e interesante al día que realizar cinco publicaciones diarias que no son de interés para nuestros seguidores.

4. No promover la comunicación bidireccional ni la participación de los seguidores

Asimismo, es importante promover acciones que el contribuyan al establecimiento de una comunicación bidireccional en el que se fomente la interacción, el engagement y el crecimiento de los perfiles. Esta comunicación puede lograrse, por ejemplo, respondiendo a comentarios de los usuarios en nuestros perfiles.

Apostar por una cuenta interactiva es una decisión estratégica que requiere de esfuerzo organizativo y planificación de las acciones y la gestión de las redes sociales. En este sentido, promover los procesos de participación e interacción con los seguidores no solo contribuirá al establecimiento de una comunicación bidireccional, sino también a la creación de una comunidad online entorno a la empresa o marca.

5. No realizar escucha activa ni medir resultados

Al igual que publicar contenido relevante, realizar escucha activa es fundamental en redes sociales. La escucha activa no solo nos servirá para conocer qué se dice de nosotros en la red, sino también para conocer las tendencias y los intereses de nuestros seguidores. Ello permitirá ajustar la estrategia de presencia y comunicación en redes sociales.

Finalmente, el gestor de las redes sociales o community manager debe fijar unos KPI’s que le permitan evaluar las acciones en redes sociales, determinar el alcance de las publicaciones, medir la reputación online de la empresa…¡todo ello es clave para mejorar día a día nuestra presencia en redes sociales!

Etiquetas: comunicación, Redes Sociales,, social media, comunicación empresas, entorno digital , errores en comunicación